Cll 19 No: 5N-35 Piso 7 Consultorio 702

Cali, Colombia

 8AM - 12PM  y  2PM -6PM​​​​​​​

info@amablejaramillo.com

+57 315 5617799

TESTIMONIOS

Maria del  Pilar   Magaña.
Parquesoft. Enbase

Mi vida antes de la cirugía refractiva era bastante compleja. Yo usaba desde los trece años gafas permanentes ya que sin ellas no podía hacer nada, ni coger un bus, ni reconocer personas a más de dos metros de distancia, ni leer vallas o letreros en la calle, ni cosas por el estilo.

Las gafas son muy incomodas porque muchas veces necesitaba maquillarme y no se notaba, o meterme a una piscina o cosas así que no podía hacer.

Utilicé lentes de contacto por 5 o 6 años mas o menos pero comenzaron a molestarme en los ojos como si tuviera alergia, me picaban, me hacían llorar y me fastidiaban mucho, decidí dejarlos y utilizar gafas permanentes.

Muchas veces me sentía en desventaja frente a otras personas que tenia bien su visión, ya que muchas actividades no las podía realizar, físicamente no ayudan mucho, y son una limitante para casi todo, aunque sin ellas tampoco hubiera podido hacer nada, entonces se convierten en un mal necesario.

Siempre supe que debía hacerme la cirugía, desde que comencé a usar lentes de contacto tenia en mi mente arreglar de manera definitiva mi miopía, así que era un proyecto de vida que fui construyendo poco a poco a través de los años, cuando tuve el dinero para hacerlo no dude ni un instante y fue algo definitivo.


Tenía algunos temores, por ejemplo con el láser; decían que si uno movía el ojo durante la cirugía podía arruinar todo, también temía que la cirugía no me sirviera finalmente o que no fuera un paciente apto para realizarla.

Gracias a Dios todo salio bien y mis dudas y temores fueron resueltos en su totalidad por el medico que me atendió y por el personal de oftalaser.

Nunca me sentí preocupada por la cirugía, estaba completamente decidida a realizarla, siempre estuve tranquila hasta el día de la cirugía donde los nervios no me ayudaron mucho y quise salir corriendo pero fui valiente y me quede y me hice la cirugía.

Antes de la cirugía tuve muchísimos nervios, dude en hacérmela pero finalmente entré a la sala, durante la cirugía lloré todo el tiempo, estaba supremamente nerviosa, esto causo algunas dificultades con la anestesia pero finalmente todo salio bien, después de la cirugía quede un poco molesta con los ojos pero dormí toda la tarde y cundo desperté ya estaba mucho mejor, la incomodidad había desaparecido casi por completo. Al día siguiente me revisó el doctor, me dijo que estaba muy bien y me entregó el medicamento y me explicó como usarlo.

En este momento estoy absolutamente feliz con mis ojos, me siento tranquila, puedo ver todo, la t.v., los buses en la calle, puedo ver los detalles de las cosas, de las caras de las personas… el cambio ha sido total y fue un acierto realizarme la cirugía.

Yo aconsejo esta cirugía por las facilidades que le brinda a la vida, a la autoestima, al quehacer diario. No puedo comparar antes y después el cambio es de 180 grados y la comodidad es absoluta.

Estoy muy contenta.

Mira la Vida​​​​​​​​​​​​​​

Con tus Propios Ojos

Dr Amable Jaramillo